autoridades
Su creación
Artículos de interés
Noticias
Legislación
Contacto
AMM

 

 

Violencia, salud pública y mala praxis


Con la participación de más 400 profesionales y representantes de 22 entidades médicas del país, se llevó a cabo el 18 de noviembre, en el Polideportivo de la AMM. El tema central fue la violencia en el sistema de salud. Los talleres de trabajo se centraron sobre el consentimiento informado y las directivas anticipadas.

Desde hace 16 años, la Asociación de Médicos Municipales organiza la Jornada de Prevención del Riesgo Legal de la Praxis Médica, que se ha constituido en el encuentro más representativo de la problemática de la responsabilidad profesional. Este año el tema principal de debate fue: "Violencia, salud pública y mala praxis", un asunto que en los últimos años ocupa un lugar medular en el ejercicio de la profesión médica. "Cuando empezamos con estas jornadas hace 16 años jamás hubiésemos pensado que íbamos a realizar un paro para reclamar por la violencia que sufren los colegas y hace un mes tuvimos que hacerlo. Hoy la violencia es uno de los temas centrales de esta jornada", señaló el Dr. Jorge Gilardi, presidente de la AMM, en su discurso inaugural.  Con el auspicio de Seguros Médicos, la jornada contó con la asistencia de más de 400 profesionales, con una importante presencia de médicos residentes, y la participación de representantes de 22 entidades médicas del país.

Reflexiones sobre la violencia 

El Dr. Gilardi presentó y moderó la mesa redonda Violencia, salud pública y mala praxis: "Sabemos que esta problemática tiene varios disparadores, entre ellos, la descomposición social y la dificultad de acceso a la prestación de salud, ya sea por obsolescencia tecnológica, problemas edilicios o escasez de recursos humanos. En este escenario, los médicos somos la cara visible del sistema y por lo tanto sufrimos la agresión física y verbal. En este contexto surge la posible mala praxis. Acá queremos debatir cómo enfrentar esta situación y prever que no se torne aún más grave". 

Mesa redonda sobre violencia. Dres. Crescenti,
Ferrigno, Lemus, Gilardi, Spatola y Mischanchuk


Durante su intervención, el ministro de Salud, Dr. Jorge Lemus, se refirió a algunas de las causas que han potenciado la violencia: "Nuestro sistema sanitario es cada vez más complejo, el paciente está cada vez más informado, autónomo y exigente, esto trajo un cambio en la relación médico-paciente al que ni uno ni el otro han sabido adaptarse. La hostilidad de los usuarios hacia un sistema sociosanitario que no cumple con sus expectativas está dirigida hacia la figura del médico, al que perciben como culpable. En general el agresor espera más de lo que se le ofrece y cree que puede obtenerlo agrediendo". Lemus también señaló el problema creciente que genera la actitud de algunos jueces que pretenden obligar a los médicos a trabajar en condiciones de inseguridad y laborales inapropiadas: "Desde el Ministerio se ha reclamado por esto. Se trató un plan integral de mejoramiento de la seguridad de los trabajadores de la salud. Tenemos el proyecto de constituir una comisión interinstitucional de violencia coordinada desde el ministerio y un protocolo de denuncia de cualquier acto de agresión. Vamos a hacer lo posible para enfrentar este flagelo, tenemos tres elementos para resolver: las deficiencias del sistema de salud, la inseguridad global y la violencia contra los médicos. Somos conscientes de que hay una gran cantidad de aspectos que debemos solucionar". 

Luego, la Dra. Verónica Ferrigno, en representación del Ministerio de Seguridad y Justicia del GCBA, habló sobre la Ley de Seguridad Pública y el Plan de Seguridad Integral: "En seguridad, trabajamos en interacción permanente con el Ministerio de Salud para integrar las acciones relacionadas con las demandas de los trabajadores de la salud en nuestros hospitales. A este respecto tuvimos una experiencia en el Hospital Penna, que ha salido muy bien, y trabajamos para que esto se extienda a otros hospitales. Queremos lograr la confianza del trabajador de salud en todo lo que tenga que ver con seguridad y para eso estamos tratando de hacer las cosas de la mejor manera posible", señaló Ferrigno.  El Dr. Alberto Crescenti, director del SAME, aportó su extensa experiencia en la atención de urgencias en la ciudad de Buenos Aires: "Hoy en día tripular una ambulancia no es fácil, no es una sensación la que vivimos diariamente sino una inseguridad concreta. Nosotros deberíamos dedicarnos solo a atender al paciente, pero tenemos que estar alertas del entorno, de los familiares, porque nunca sabemos cuándo nos pueden agredir. Por eso les pido a los responsables y a los políticos que nos cuiden. En un sistema solidario no debería ser posible la agresión a un profesional sin su pena correspondiente".  A continuación, la Dra. Paola Spatola, abogada y especialista en el tema de seguridad, destacó la calidad del recurso humano en salud: "En la Argentina los valores humanos de los profesionales en materia de salud, y especialmente en la salud pública, son los que hacen la diferencia. No hay más que ir a la guardia de un hospital y ver en las condiciones en las que se trabaja. Si a pesar de los recursos paupérrimos que se manejan el sistema de emergencia funciona, hay que buscar las maneras de hacerlo más digno, y así también se evitaría la violencia". Spatola agregó: "La solución se encuentra en poder tomar en cuenta la prevención y represión del delito y plantear una política de seguridad y democracia".  Finalmente, el Dr. Vadin Mischanchuk, abogado de la AMM, expuso sobre la violencia contra los profesionales de la salud: "La AMM habilitó una línea de urgencias jurídicas para los temas de violencia contra los médicos a la que pueden llamar durante las 24 horas de los 365 días del año para saber cómo manejarse, ya que esta situación no encuentra una respuesta dentro de los mecanismos habituales. No es tarea de la AMM, ni del abogado, ni del SAME brindar seguridad a los médicos o prevenir actos de violencia". 

Falta de registros 

Según datos de la AMM, de cada diez casos de violencia solo dos se comunican: "En general porque los médicos no pueden o no quieren perder tiempo en la comisaría para hacer la denuncia. La importancia de llevar una estadística adecuada facilitaría la posibilidad de legislar sobre el tema, lo que adquiere importancia porque en la Argentina no está tipificado este delito. El artículo 77 del Código Penal equipara al médico del hospital público a un funcionario público y este es nuestro puntapié inicial para legislar sobre el tema: que el ataque a un médico sea considerado ataque a un funcionario público. Sobre esta línea estamos trabajando".  Otro dato significativo es que los médicos que trabajan en emergencia son los que sufren más agresiones. El Dr. Vadim Mischanchuk enumeró algunas de las razones: "La falta de personal de vigilancia y su mala distribución, además de la carencia de personal administrativo capacitado para recibir a los pacientes en las guardias, exceso de demanda y trabajo, inadecuado manejo de la información por parte de los pacientes y de los profesionales de la salud, demoras en las listas de espera e inconvenientes para realizar estudios complementarios. Todo esto genera violencia, juicios por mala praxis y que el médico trabaje mal". 

Defender todo el sistema 

La AMM está realizando un trabajo de registro y documentación de los casos con el fin de elaborar una estadística que permita exigir soluciones con un conocimiento exhaustivo de la situación: "El aumento de la inseguridad va acompañado del de las demandas por presunta mala praxis. Esto perjudica al médico, al sistema de atención y al paciente. Por esta razón, nuestra defensa no es solo contra la agresión física sino también en los litigios", señaló el Dr. Jorge Gilardi en el cierre de la mesa redonda. Y concluyó con una afirmación que sintetiza el espíritu con el que desde hace 16 años se desarrolla esta jornada: "Defender al médico es también defender al sistema de salud y al paciente". 

Dres. Rey y Gilardi, señalaron la importancia de debatir y compartir experiencias sobre las problemáticas de la responsabilidad profesional

Un debate positivo  En el acto de clausura, el Dr. Horacio Rey, vicepresidente de la AMM, abarcó en su discurso a los tres partícipes principales de la problemática de la violencia: el médico, el Estado y el paciente. Dijo: "En una sociedad violenta que engendra violencia y de la cual nosotros también somos participes, lo primero que debemos tener claro es en qué medida nosotros, los médicos, contribuimos para provocarla, para que ese factor desaparezca. Luego, debemos exigir al Estado y a los responsables que nos den una efectiva protección con planes ciertos y concretos. Y además, debemos concientizar a la sociedad, ya que son los depositarios últimos de nuestro trabajo. El debate queda abierto con la esperanza de que lo desarrollado en esta jornada haya servido para algo". [ver vídeo]

QUIENES PARTICIPARON

Estuvieron presentes integrantes del Ministerio de Salud de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, el subsecretario de Atención Integrada de la Salud, Dr. Néstor Pérez Baliño, subsecretarios de otras áreas, directores generales y regionales, directores y subdirectores de los hospitales; presidentes y representantes de todas las filiales de la AMM; miembros del Instituto para el Desarrollo Humano y la Salud.  También, concurrieron por la COMRA su vicepresidente, Dr. Ignacio Berrios, y su secretario Gremial, Dr. Jorge Coronel; representantes de FEMECA, del Colegio de Médicos de la provincia de Buenos Aires Distrito IV, de la Facultad de Medicina de la UBA y de la Federación de Profesionales del GCBA.

 

TALLERES DE TRABAJO

Por la tarde, se llevaron a cabo dos talleres de trabajo: uno dedicado a actualizar el tema del consentimiento informado y el otro a plantear la novedosa cuestión de las directivas anticipadas.
Directivas anticipadas en materia de salud: d isposiciones y estipulaciones para la propia incapacidad.

Participantes del taller de directivas anticipadas

Expusieron las escribanas Angélica Vitale, Nelly Taiana de Brandy y Patricia Lanzón. Coordinaron los Dres. Marco Real y Ricardo Solari. Se desarrolló tomando como base los avances científicos y tecnológicos que a partir de mediados del siglo XX produjeron el alargamiento de la vida. A partir de esta nueva situación, surge el derecho de toda persona con discernimiento a disponer válida y eficazmente en lo personal y en lo patrimonial para el supuesto futuro de sufrir una eventual discapacidad, o incompetencia que lo prive total o parcialmente del entendimiento o le impida comunicar su voluntad. Este derecho se ejerce mediante los llamados actos de autoprotección que la doctrina reconoce como directivas anticipadas de salud. Los antecedentes nacionales de este derecho son escasos. Existen algunos en legislaciones alemanas, españolas y canadienses. La escritura pública es actualmente el instrumento que mejor se adecua al ejercicio de este derecho. Las directivas anticipadas fueron reconocidas en todo el ámbito nacional en la Ley 26529 de octubre de 2009. Es un avance muy importante en el reconocimiento de la efectiva vigencia de los derechos personalísimos.

Nuevos aspectos jurídicos del consentimiento informado

Panel del taller sobre consentimiento informado

Disertaron la Dra. Catalina Galati, abogada titular del Hospital Pirovano y el Dr. Néstor Narizzano, asesor de Gabinete de la dirección General de Salud Mental del Ministerio de Salud del GCBA. Coordinaron el Dr. Julio Albamonte y el Dr. Horacio López Alcoba. Se hizo hincapié en la necesidad de que en los hospitales públicos los médicos completen el consentimiento informado oficial. Si los profesionales desean hacer firmar otro consentimiento informado para ampliar el oficial pueden hacerlo, pero sin dejar de completar el oficial; además, ambos deben quedar registrados en la historia clínica. Finalmente, se aclaró que la ausencia de consentimiento informado puede ser considerada mala praxis.

 


VIDEO